¿Estancada en la zona de confort?. “Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante.”(Paulo Coelho). Las fantasías eróticas actúan como un antídoto contra la inapetencia. Todas nos hemos imaginado alguna vez como protagonistas de nuestro propio sueño húmedo. No hemos de sentirnos mal por ello.  Al contrario, resulta muy liberador. ¿Pero qué ocurre cuando decides traspasar la zona de confort del sexo prosaico y te aventuras en el universo inexplorado de experiencias prohibidas, sueños inconfesados y deseos confinados.¿Sientes curiosidad por la respuesta? Lee nuestro nuevo post y satisfácela.

¿Qué es una fantasía erótica?

Comencemos por definir qué es una fantasía erótica. Se trata de una representación mental en la que las personas de forma voluntaria y a veces involuntaria evocamos una escena de contenido sexual que no tiene por qué llevarse a la práctica. Comienzan a darse desde la pubertad y nos acompañan el resto de nuestra vida.

Porque puedes, porque quieres y porque te da la gana

Los sexólogos coinciden en que fantasear con nuevas situaciones y experiencias sexuales es un ejercicio que permite darnos una escapada de la realidad y pasearnos por el territorio de lo posible. Hay que dejar muy claro que las fantasías eróticas no deben ser juzgadas desde lo moral y socialmente aceptado. Como producto exclusivo de la libre imaginación conectan con nuestro lado menos racional y más instintivo.

Pongamos un ejemplo, una mujer con pareja puede fantasear con mantener relaciones con un desconocido que se acaba de cruzar en la calle. El hecho de de que juguetee con ese deseo no es necesariamente un indicador de infidelidad. Es más, puede suponer la chispa que provoque las ganas de recuperar sensaciones con su compañero sentimental. Si pierde el tiempo sintiéndose mal por ello desarrollará un sentimiento de culpa injustificado que terminará empobreciendo su vida íntima.

La fantasía no es un comportamiento patológico ni negativo en sí mismo. Detrás planea la idea judeocristiana del pecado de pensamiento como algo a evitar, especialmente en el caso de la mujer. Los estudios clínicos revelan que las personas que no experimentan fantasías sexuales a lo largo de su vida suelen padecer problemas de autoestima, más situaciones de estrés y son candidatas a desarrollar el transtorno de deseo sexual hipoactivotivo caracterizado por una líbido bajo cero. En resumen, se puede y se debe tener sueños eróticos, por inalcanzables que estos puedan resultar.

Fantasías sexuales

Las fantasías eróticas ofrecen una carrusel de experiencias personales y compartidas.

Las fantasías de ellos, las de ellas y ¿las tuyas?

Según estadísticas recientes, en España admiten fantasear el 70,6% de los hombres y el 47,8% de las mujeres. Una nueva brecha que tiene como explicación el pudor y la autocensura de muchas chicas con respecto a su sexualidad. La puesta en práctica parcial o total de esas fantasías se reduce all 45,5% de ellos y el 36,7% de ellas. Son solo estadísticas, pero nos están indicando algo.

¿Si te preguntáramos en que fantaseas, qué nos responderías? Los estudios al respecto definen un grupo de tópicos recurrentes.  Las 7 fantasías más comunes más son:

  • El intercambio de parejas o el sexo en grupo. Una de las más demandadas por ellos y menos confesadas por ellas. Significa abrir el intercambio sexual a más de dos personas: trío, dos más parejas, orgía.
  • El BDSM y las practicas sexuales menos convencionales. Se incluyen el  bondage (atar), el sadomasaquismo (sexo dominante/ sexo sumiso), el uso de expresiones malsonantes, el sexo anal…
  • El exhibicionismo/voyerismo. La excitación al ser protagonistas o espectadores de un encuentro sexual o al ser espiados en nuestra desnudez. No hace falta subrayar que estamos hablando de una fantasía y no del comportamiento patológico y delictivo de algunos individuos.
  • El sexo en público o en lugar inusual. Esos “aquí te pillo y así te mato” sin reparar en el dónde ni en el cuándo: el coche, un cajero, un probador, un baño, una parada de autobús algo apartada, en fin…
  • Cosplay o juego de roles. La representación de una identidad ficticia ante tu pareja sexual. O como te metes en la piel de una policía con la porra ligera o tu pareja se convierte en ese bombero buenorro del calendario.
  • El slow sex. es decir la opción de parar el tiempo y tomarse cada caricia, cada beso, cada sensación a cámara lenta.
  • Transferencia de género y el homoerotismo. Cuando los amantes intercambian sus roles sexuales  o sienten la inclinación de mantener relaciones esporádicas con personas del mismo género.

Esta es solo una reducida muestra del inmenso caudal de evocaciones eróticas abiertas a una gran diversidad de preferencias. Los tipos y en la frecuencia de fantasías sexuales masculinas y femeninas también varían. Las chicas prefieren soñar con el cunilingus perfecto, el voyerismo/exhibicionismo, ser sumisas o fantasean con desconocidos o  la pareja de su mejor amiga (que conste que hemos dicho “fantasear”). En en el podium de deseos de los chicos, en cambio,  se encuentran por este orden la garganta profunda, los tríos ( con dos chicas mejor) y, como no, el sexo anal. ¿Os sentís representadas por este ranking?

hombre tatuado con esposas

Esposar a la pareja es una de las fantasías más recurrentes en el soft BDSM

No todas las fantasías se llevan a la práctica

Como ya hemos anticipado no todas las fantasías son candidatas a llevarlas a la práctica.Cada persona debe poner sus límites y considerar el balance entre beneficios y perjuicios que supondría traspasar el espacio ideal de lo imaginado a el mundo imperfecto de la realidad. En muchas ocasiones la experiencia no resulta satisfactoria porque deja de ser exclusiva (implica compartirla con los demás), choca contra los propios principios morales (requiere mentir o obligar a otra persona a hacer algo que no quiere) o simplemente pierde la magia: el supuesto desconocido, lejos de ser el ansiado  empotrador, aparte de tenerla como un guisante, te ha durado menos que la promesa de un borracho.

Si decides cruzar, no olvides hablar, pactar, respetar…

Entendido: concretar una fantasía sexual implica el riesgo de arruinarla con un baño de realidad. Pero también puedes pensar con razón que quien no arriesga no gana. En cualquier caso, si decides dar el paso has de tener en cuenta varios principios que evitarán consecuencias indeseables, sobre todo si se tiene pareja: la comunicación con las personas implicadas, la negociación de los límites y el respeto ante la negativa de los otros.

La comunicación es imprescindible antes, durante y después. Antes porque ayuda a verbalizar los deseos, conocer la opinión de nuestra pareja y de los otros implicados, en el caso de que los haya. Durante porque permite activar un código elemental de expresiones para demostrar que algo nos está gustando o no y si queremos detener esa práctica que nos disgusta. Después, porque hablar sobre la experiencia contribuirá a fortalecer la confianza mutua y a en función del grado de satisfacción repetirla, modificarla o eliminarla de la lista de deseos.

orange tabby cat sitting between standing man and woman inside room

Recomendamos pactar una fantasía que se quiere llevar a la práctica y establecer los límites en la pareja.

Los sueños que se hacen realidad

Tener fantasías es un ejercicio que fortalece la salud y el deseo sexual. Todas las personas han experimentado una fantasía erótica en algún momento de su vida adulta. Chicas y chicos, mujeres y hombres fantasean con escenas donde dan rienda suelta a sus deseos más salvajes y menos confesados. Las evocaciones eróticas pueden quedarse en el espacio íntimo de la imaginación y en ocasiones saltar al ring de la realidad y ser compartidas con la pareja y otros candidatos a llevarlas a cabo. En ese caso han de negociarse y respetar los límites establecidos. 

Las fantasías sexuales pueden jugar un papel muy importante como reactivador de la vida íntima a nivel personal y de pareja.  En Erotic & Chic te ayudamos a dar el paso ofreciéndote nuestro asesoramiento personalizado y una amplia gama de juegos de pareja y en grupo, juguetes eróticos, lencería y disfraces, complementos fetish, cosmética íntima para dejar de soñar, empezar a sentir y hacer de tu vida una aventura digna de la mejor novela erótica.

¡Adelante!

 

 

 

 

 

Abrir chat
1
💬 ¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola! 👋

Nuestro horario de atención es de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes. Por favor, respeta el horario para que podamos prestar el mejor servicio.

Si ves que no te contestamos inmediatamente, es porque estamos con otro cliente.

Te atenderemos lo antes posible, como te mereces 😉
Cart
  • No products in the cart.
A %d blogueros les gusta esto: